viernes, 30 de marzo de 2012

Decálogo para novat@s


Después del diagnóstico, uno se siente muy perdido y no sabe qué hacer. Una cosa es lo que te dice el especialista y otra evitar el alérgeno en tu día a día. Por este motivo, aquí va una lista de 10 consejos para recién llegados al mundo de la alergia al bálsamo del Perú.
  1. Ármate de paciencia, la vas a necesitar ;-) 

  2. Come siempre que puedas productos frescos, evita las conservas y las comidas preparadas ya que suelen llevar especias, vinagre o BOP. Tomátelo como una dieta sana y equilibrada, tu figura y tu paladar también te lo agradecerán. 

  3. Fuente: cdedbdme
    Intenta no obsesionarte buscando componentes en las etiquetas. Para empezar, descarta todos aquellos productos que contengan aromas y aromas naturales. Luego ya irás adquiriendo práctica en la literatura de las etiquetas y en la técnica del descarte. 

  4. Mis juguetes preferidos
    Aprende a disfrutar en la cocina. No soy una gran cocinera (varias ollas quemadas lo corroboran), pero decidí que si no quería comer sólo verdura hervida y carne/pescado a la plancha durante el resto de mi vida, tenía que espabilar; así que empecé a hacer mis experimentos en la cocina y, la verdad es que ahora me lo paso muy bien probando nuevas recetas. 

  5. Utiliza productos de cosmética hipolaergénicos y sin fragancias, están libres de BOP. Desconfía de los productos de cosmética “naturales”, no suelen estar bien rotulados y no siempre quien los vende sabe exactamente qué llevan. Además, recuerda que una de las aplicaciones de BOP es como calmante de erupciones y alergias en la piel (irónico, ¿verdad?). En caso de duda, pregunta a tu farmacéutico.

  6. Sigue un registro diario de lo que comes y de cómo te encuentras. Ayudará a tu médico/a a confeccionar la dieta de evitación más adecuada a ti. 

  7. Guarda bien todos tus informes médicos, resultados de pruebas y demás documentación. En caso de que necesites cambiar de médico (cosa que a mí me ha pasado), esto te ayudará a no tener que explicarles todo des del principio y te aportará credibilidad (ya os contaré mis experiencias médicas y sabréis por qué os lo aconsejo). 

  8. Notifica tu alergia al médico de cabecera, ya que algunos fármacos contienen BOP (sobretodo pastillas y jarabes contra la tos) y a otros les añaden saborizantes y aromatizantes relacionados. Avisa también a tu dentista, usan BOP en ciertos tipos de empastes. En caso de duda, pregunta a tu farmacéutico. 

  9. Mis fieles compañeros
    Si tu alergia es grave, lleva siempre tus antihistamínicos encima. Al principio, los necesitaba más porque no sabía qué podía o qué no podía comer; ahora me dan tranquilidad, en los últimos 6 meses sólo he tomados 3 pastillas de loratadina. 

  10. Fuente: luxamar
    Por último, pero no por ello menos importante, no te quedes en casa sol@ lamentándote. Lámete las heridas y sal al ciberespacio. En la web encontrarás mucha ayuda y comprensión. Somos poquitos, pero tenemos compañeros con otras alergias y con intolerancias que con sus blogs y comentarios, nos ofrecen mucha ayuda.

¿Encuentras a faltar algún punto? Escríbelo en los comentarios. 

miércoles, 28 de marzo de 2012

¿Perfume en mi comida?


Quizás te preguntes esto si eres alérgico al bálsamo del Perú, BOP para los amig@s. Porque, vamos a ver, ¿cómo puede ser que una sustancia que se usa en cosmética esté en mi comida? La virtud de BOP (gran problema para nosotr@s) es que sus propiedades antisépticas y aromáticas hacen que su uso sea frecuente tanto en la industria cosmética como en la alimentaria. Pero además, BOP no es una única sustancia, sino una mezcla de diferentes componentes que se extraen de una misma planta. Muchos de estos componentes no son exclusivos del BOP y por sí solos también pueden producir alergia. Simplificando, el bálsamo del Perú es un cóctel de muchas sustancias y algunas de éstas se pueden encontrar de forma natural en alimentos (es decir, nadie se lo ha añadido). 
Por desgracia, al chocolate le suelen echar BOP por su aroma,
cuesta encontrar marcas seguras, pero haberlas, haylas. 
Imagen original de sicoactiva

Una vez aclarado esto, la siguiente pregunta que podrías hacerte es: ¿por qué tendría que seguir una dieta libre de BOP si mis problemas son de piel? ¿en qué te basas?
Para empezar, en mi experiencia y la de otras personas que he conocido por la red. Pero esto no es razón suficiente, la gente dice muchas cosas y quien tiene boca se equivoca, como dicen en mi casa. Así que os listo una serie de estudios científicos que apoyan el seguir una dieta libre de BOP aunque “sólo” sea en caso de dermatitis:

  1. La dermatitis de contacto sistémica (hablando llanamente: el hecho que los alimentos puedan producir eccemas y otros problemas de piel) es un fenómeno conocido y estudiado en muchos tipos de alergias alimentarias como a la leche o al huevo y también para la alergia al bálsamo del Perú (Pfützner y col., 2003).
  2. Hay productos como los refrescos de cola y el ketchup u otros derivados del tomate relacionados con úlceras, dermatitis y otros problemas de piel en alérgicos al BOP (Jacob y col., 2007; Herro y col., 2012).
  3. Se han identificado componentes del BOP en el tomate (Srivastava y col., 2009).
  4. Seguir una dieta libre de BOP mejora sustancialmente las manifestaciones alérgicas. El porcentaje de mejora varía de un estudio a otro entre un 50 a un 80%, pero es significativo (Herro y col., 2012; Matiz y col., 2011; Jacob y col., 2007; Salam y col., 2001; Veien, 1997).

No obstante, no quiero acabar esta entrada sin remarcar que no soy médico ni nutricionista, por lo que si decides seguir una dieta libre de bálsamo del Perú es bajo tu responsabilidad. Antes debes consultar con tu especialista ya que cada caso es diferente y tu alergólogo/a es quien te dirá mejor cómo debes actuar.

Igualmente, de la experiencia de muchos podemos sacar beneficios todos así que te invito a explicar tu experiencia en los comentarios. 


Actualización: si quereis más información sobre reacciones cruzadas con alimentos, des de la página Alergias alimentarias publican este artículo (en inglés). 

lunes, 26 de marzo de 2012

Contra la desinformación, acción


Mi historia podría comenzar de muchas maneras, pero lo primero que me viene a la mente cuando pienso en ello es en el día en que me diagnosticaron la alergia al bálsamo del Perú y a las fragancias. Había llevado durante más de 48 horas unos parches pegados a la espalda. La enfermera me dijo con una amplia sonrisa: «Pues es verdad que los helados te dan alergia, has dado positivo al bálsamo del Perú». La doctora parecía encantada: «es una alergia muy rara, y más en tu caso, con implicaciones alimentarias». Dicho esto me despacharon con un papelito con recomendaciones a seguir. 

Delicioso pero prohibido (sino te lo haces tú mism@).
Imagen original: Strawberry gelato de Kayla Sawyer
Mi vida continuó igual, pero ahora con un diagnóstico que confirmaba lo que ya sabía: mis eccemas y erupciones no eran por nervios y los helados estaban vetados en mi dieta diaria por razones médicas, no por manías. 
Debo reconocer que la cara de la gente cuando hablas del bálsamo del Perú es un poema, casi todo el mundo ha oído hablar de alergia al polen, a los frutos secos,... pero la nuestra es una gran desconocida para el público en general y para muchos médicos en particular. Después de mucho tiempo, he optado por decir que soy alérgica a los aromas y a los conservantes, ya que despierta más comprensión y me ahorra explicaciones. 

Si todo hubiese continuado igual, no me habría planteado abrir este blog. Tras mucho ensayo y error y, alguna que otra inyección de Urbasón, tenía mi vida cosmética y dietética solucionada. Evitaba los helados y los yogures de sabores y era una experta en productos de cosmética hipoalergénicos sin perfume. Pero, ahora hace un par de años, todo se complicó por una sencilla ensalada de lechuga, tomate, zanahoria y atún aliñada con aceite de oliva y vinagre de Módena. Empezó con una hinchazón de labios que ni Carmen de Mairena, para continuar con una afonía causa de un angioedema que acabó con un chute de inyecciones de antihistamínicos y corticoides. 

¿Quién iba a decirme que los tomates estarían relacionados con el BOP?
Imagen original de Jacki-Dee
Lo más desesperante no fue el miedo a no saber qué comer, sino la larga espera para que me atendiera un especialista que, ingenua yo, pensaba que me ayudaría a descubrir qué había provocado esa reacción. Tuve que esperar más de 6 meses para conseguir hora con la Seguridad Social, así que ante la desesperación pagué de mi bolsillo médicos privados y pruebas que no arrojaron mucha luz sobre el tema. Al mismo tiempo rebusqué en la documentación de orientación que me habían dado y, más por intuición que por otra cosa, empecé a investigar sobre alergias alimentarias relacionadas con el Bálsamo del Perú. Tuve suerte y encontré muchísima información y consejos en las compañeras de The UK Allergy Forum, todo en inglés, of course.

Después de seguir sus consejos y de leer bibliografía especializada, mi nueva especialista de la Seguridad Social se mostró sorprendida por lo bien que había controlado la alergia y me confirmó que debía evitar el bálsamo del Perú. Así que con la tranquilidad de haber encontrado el camino a seguir, una idea empezó a madurar en mi mente. Estaba segura de que tenía que haber más alérgicos al BOP, seguramente también desesperados e indignados por la falta de información en castellano y quizás sintiéndose algo sol@s, entonces, ¿por qué no? Por ello nace este blog, para encontrar y colaborar con más compañer@s en el camino.